Mafia Cosa di Capo

Nombre: Mafia Cosa di Capo
Diseñador: Jesús Fuentes
Editado por: Mercurio
Edición: Primera edición de 2015 en español
Jugadores: 2 - 5
Edad: 12+
Tiempo: 30 - 45´
Dependencia idiomática: Sí
Fundas: Sí. Necesitaréis 110 Fundas Quimera (57.5 mm x 89 mm) (100 uds) en Zacatrus
Precio aproximado: 17
Dónde comprarlo: Mafia Cosa di Capo en Zacatrus!

Eres el consigliere de una familia mafiosa en una ciudad corrupta. Tu principal objetivo es conseguir la mayor cantidad posible de dinero. Para ello, realizarás chantajes, controlarás locales clandestinos, coaccionarás a tus rivales e influirás en las leyes. Pero ten mucho ojo pues hacienda o la policía no te lo van a poner fácil. Mafia Cosa di Capo es un juego de cartas que simula la organización y los trapos sucios de varias familias mafiosas.


Durante una serie de rondas gestionaréis los negocios y secuaces que tengáis en vuestra mano para sacar el máximo beneficio. El resto de cartas las podrás usar para atacar, intercambiar, vender o alquilar al resto de jugadores ¿tienes matones de sobra, necesitas más negocios o quieres chantajear a uno de tus rivales? Habla con ellos y amenázalos, pero métete en el personaje: –Mis chicos son gente de fiar y están limpios, podrán hacer ese trabajito para ti por un módico precio– mientras miras esa carta de alta traición que tienes en la mano –ya sabes que mi lealtad hacia tu familia no es gratis. Vende los negocios que no has podido usar –¿te gustan las carreras Michael? tengo un chivatazo seguro que por 60.000 puede ser tuyo–. La diversión reside en convertir la partida en una auténtica reunión mafiosa.

Durante tu turno colocarás tus negocios, tráfico ilegal de tabaco (permanente) o un cargamento de estupefacientes (pelotazo) y les asignarás secuaces para que los lleven a cabo. Pero la clave para jugar a Mafia Cosa di Capo es la negociación entre mafiosos, los demás jugadores te amenazarán, atacarán, intentarán extorsionarte, te harán ofertas que no podrás rechazar y todo eso a la vez. Ese caos e interacción es lo que puede originar turnos memorables.


Para introducir alguna variable en los turnos están las cartas de sucesos, 2 de las cuales serán desveladas en cada ronda, en ellas nos notificarán el arresto de alguno de nuestros secuaces o la alteración de precios de algún producto. Por ejemplo, la prohibición de las apuestas o la implantación de la ley seca con el consiguiente incremento del precio del alcohol. Estas cartas sirven para marcar el final de la partida y sus efectos son azarosos e incontrolables por lo que fastidian bastante cuando te afectan, por suerte sus repercusiones suelen ser moderadas.

Mafia Cosa di Capo delega mucha importancia en las cartas que conformarán nuestra estructura del crimen. Los elementos del juego más importantes: secuaces, negocios y acciones se encuentran en un mismo mazo, dejando demasiado al azar tus opciones.
  • Cada secuaz tiene un trabajo: conductor, matón, extorsionador o sicario. La mano derecha y el Consigliere funcionan como comodines.
  • Para completar un negocio te impondrán la utilización de dos secuaces específicos.
  • Hay dos tipos de acciones: las que jugamos en nuestro turno, Inspección de hacienda o Alta traición y las que jugamos en cualquier momento: Ataque entre mafias, Soplo de la policía o El topo. Casi todas sirven para hacer daño a otro jugador y disminuir sus beneficios.


Los negocios son la parte más simple y no dan muchas opciones, siempre que puedas completarás todos los negocios posibles con tus secuaces. El orden y la prioridad que les des variará según sus ingresos. Es en las acciones donde hay algo más de interacción y posibilidades. Esa aleatoriedad a la hora de robar propiciará que cada turno pueda pasar cualquier cosa.

La chispa que le falta a las cartas hay que compensarla creando una situación lo más caótica posible. Con 4 o 5 jugadores, que no tengan vergüenza ni escrúpulos, se saca el máximo partido. Traiciones y lealtades que cambian a la misma velocidad que los fajos de billetes, negocios sucios que se truncan y cuyos exiguos beneficios se gastan en sobornos, amenazas y faroles que te obligan a acelerar tus planes de venganza. Cuantas más personas más opciones para hacer el cafre. En contraposición, a 2 no hay negociación, la mecánica por sí sola no tiene profundidad y la partida pierde interés. La intensidad del juego reside en la interacción entre los jugadores permitiendo crear estrategias y compensando el excesivo azar de las cartas.


Al abrir la caja sorprende ver los billetes de papel cuyas ilustraciones están personalizadas por el autor (como la de su perro en los billetes de 1.000.000). El material es mejorable pero al menos están graciosos y cumplen con su función. Las ilustraciones del juego, realizadas también por Jesús Fuentes, son muy peculiares, consigue que los secuaces tengan personalidad propia en cada caricatura. El resto de dibujos, más pequeños, no llaman la atención al tener que compartir espacio con el texto de la carta.


Las reglas, como ya nos tienen acostumbrados en Mercurio, vienen en formato prospecto lo que las hace incómodas para leer o buscar información. Afortunadamente, el juego es muy fácil de aprender y aún más sencillo de explicar. Por experiencia os diría que contarais lo mínimo para empezar, los jugadores solos ya se encargarán del resto.

En Mafia Cosa di Capo disfrutaremos más el recorrido que la meta. Contar el dinero para saber quién es el ganador será lo de menos, obviamente influirá en esa cantidad vuestras habilidades para engañar y negociar pero también tendrá bastante peso el azar. Su simplicidad y escasez de opciones delega todo el peso de la diversión en los jugadores otorgando demasiada responsabilidad a su capacidad de improvisación y mala leche. Por eso, lo mejor será disfrutar la partida sin preocuparnos de quién parece que tiene más dinero y mirar más quién se merece una buena vendetta. Si bien puede conseguir cotas de disfrute superiores a la puntuación obtenida en nuestra escala, consideramos que el mérito es más de la destreza de los jugadores que del propio juego  y aunque yo disponga de un grupo jugón que me hace sentir como un auténtico siciliano sé que eso no es la norma sino la excepción y, por lo tanto, Mafia Cosa di Capo alcanza un:
Si encuentras los compañeros caraduras adecuados, con pocos escrúpulos y cuya amistad no se pierda después de unas cuantas puñaladas este juego puede dar partidas muy memorables y ser todo un éxito. A diferencia de la mayoría del catálogo de Mercurio, Mafia Cosa di Capo está dirigido a un público adulto ya que la temática no es la más idónea para una experiencia con niños. Si os gusta caldear el ambiente antes de una larga sesión lúdica, sois unos maestros del arte del engaño y disfrutáis con el aspecto interpretativo en los juegos, Mafia Cosa di Capo es una buena opción.

No dudéis en esconder las pistolas y cuchillos antes de empezar.
Muy interactivo, ilustraciones originales, transportable, temática interesante.
Mecánica simple, mala escalabilidad de jugadores, mucho azar, turnos repetitivos.

2 comentarios:

  1. Tiene una pinta estupenda y me encantaría jugarlo, aunque me mata un poco el tema suceso aleatorio. Teniendo un buen grupo que le quede claro que el juego va de traiciones y palabrería tiene que molar. En cualquier otro caso a un destruye familias. No lo juguéis con vuestra pareja! Xdd

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, es muy peligroso jugarlo en pareja. La clave del juego es el grupo con el que juegues, si son más pasivos no os llenará, si por el contrario son gente imaginativa que no necesita mucho para meterse en el papel de ganster quedan partidas bastante apañadas.

      Eliminar